YACENTE AUSENTE. YACENTE PRESENTE.

Este Jueves Santo tan amargo se cierra con la última Hermandad Penitencial del año: Jesús Yacente. Ese Cristo muerto que recorrería la ciudad portado en parihuelas por unos pocos hermanos.

Es bastante emotivo estar en el Museo de Semana Santa para ver el recogimiento de los pasos de la Vera Cruz, con sus luces y sus marchas; con solo darte la vuelta, tienes la cara opuesta: una procesión sobria, solemne y de nuevo silenciosa, algo típico en nuestra ciudad zamorana. A las 23:00 horas entra el último paso en el Museo y sale el primer cofrade del Yacente y puedes ser testigo de ello en cuestión de segundos.

Es la Hermandad más atrevida de todas, pues aun lloviendo “a mares”, ellos salen, dado que tienen para la ocasión una vitrina transparente y gracias a ella, pueden desfilar haciéndole frente a cualquier adversidad meteorológica que se plantee. Estoy segura de que esta noche hubiera hecho lo mismo. Ellos sí que saben hacer penitencia.

Lo que más sorprende de todo, es que incluso con el suelo empapado, sigue habiendo cofrades que salen descalzos; da igual si portan las pesadas cruces de madera o si salen solo con los hachones; lo increíble es que el suelo tiene que estar congelado y hay gente que sus promesas las lleva hasta el final, sin importar las consecuencias venideras.

También es la única procesión que tiene por estatutos 4 recorridos diferentes estipulados, y cada año realizan el que toque. Este año no sé cuál habría sido el afortunado, pero su dicha se ha convertido en desgracia, pues no habrá procesión. Este año no. Da igual que llueva, da igual que truene, da igual…No saldrá.

Dicho así suena duro, es cierto, pero Santa María tiene sus puertas cerradas desde hace casi 4 semanas. No ha habido ensayos, por lo que tampoco habrá Miserere. El salmo 51 que se canta cada año en Viriato de madrugada se quedará recogido en las carpetas de sus cantores.

Zamora ha perdido mucho esta semana y aún queda la re18cta final. Seamos fuertes, pues mañana no habrá merlú que nos despierte.

Cristo Yacente

que pasas casi muerto;

escucha mi plegaria

y acaba ya con esto.

Tú tienes el poder,

tú eres la salvación;

protégenos del virus,

te lo pido por favor.

Mucha gente muere a diario

sin tener necesidad.

Intercede por nosotros,

Cristo, ten piedad.

Santa María te aguarda

y en esta noche de Jueves Santo,

los zamoranos se preguntan

a que viene tanto llanto.

Y es que nuestro Cristo

no podrá salir;

el virus no le deja,

no le deja ser feliz.

Zamora entristecida,

Zamora apesadumbrada,

otra procesión que pierde

en esta su Semana Santa.

Hoy el Miserere se hará desde nuestras casas,

desde nuestra mente.

Pero siempre teniendo presente

a Cristo Yacente.

Imagen y texto: Verónica Viñuela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *